10 tips para lucir una piel radiante todos los días

10 tips para lucir una piel radiante todos los días

via

Inicio / Belleza / Tratamientos / 10 tips para lucir una piel radiante todos los días

Busca 5 minutos al día, y 30 minutos dos veces por semana y verás como con estos consejos, tu piel lucirá más joven y con más luminosidad. Tener una piel radiante no está reñido con llevar una vida ajetreada y una apretada agenda. ¡Te enseñamos cómo conseguirlo!

Cristina de Hoyos, dermatóloga y Directora Técnica de Clínicas Ceta, nos da unos sencillos consejos básicos para sacarle al máximo partido a la belleza de nuestra piel.

Así, conseguiremos que el maquillaje luzca mucho mejor, pues se aplicará sobre un lienzo mucho más suave y uniforme, obteniendo unos resultados dignos de alfombra roja.

1. Higiene facial diaria con productos adecuados a cada tipo de piel

Hay personas con una piel resistente, que apenas necesita cuidados específicos, para la cual estaría indicado un jabón de higiene facial de ph neutro, que eliminará las partículas de suciedad y mantendrá la piel limpia.

Aquellas personas con pieles delicadas, que no se llevan bien con el agua, sufriendo enrojecimiento al contacto con ella, precisarán una limpieza más específica con productos suaves que sustituyan al agua.

Las personas con pieles grasas, con tendencia acnéica, deben utilizar productos de limpieza que les ayuden a controlar el exceso de grasa, pero manteniendo un ph adecuado para evitar irritaciones.

La higiene específica deberá realizarse al menos una vez al día, para eliminar todos los productos cosméticos antes de irnos a dormir.

2. Aplica antioxidantes a diario

La vitamina C es el antioxidante más eficaz que trabaja sobre nuestra piel reduciendo el daño que se va produciendo en las células debido al envejecimiento y a la exposición solar. Existen múltiples productos que contienen vitamina C junto con otras sustancias antioxidantes que, en conjunto, consiguen tener un efecto más potente luchando contra los radicales libres de oxígeno que dañan el ADN de las células de nuestra piel. Aplica tu producto preferido de vitamina C por la mañana.

3. Protege tu piel del sol

La fotoprotección solar es el mejor producto antiaging del mercado. Proteger las zonas expuestas (principalmente la cara, el escote y las manos) durante todo el año evitará la aparición de pequeñas arrugas y manchas provocadas por el sol. Recuerda reaplicarla cada 2-3 horas, pasado este tiempo deja de actuar.

Para evitar problemas, elige aquella que mejor le vaya a tu tipo de piel: en crema si tienes la piel seca y precisa un aporte extra de hidratación, en gel si tu piel es grasa para evitar la aparición de acné, o con otras sustancias específicas si sufres de alergia solar.

4. Tratamiento antiaging nocturno

Según vamos cumpliendo años, van apareciendo arrugas finas y manchas que nos recuerdan que el tiempo va pasando. El uso de productos cosméticos que contengan determinadas sustancias como alfa-hidroxiácidos, ácido retinoico, entre otras, ayudarán a retrasar o disminuir la aparición de estas huellas de la edad. Recuerda aplicarlos siempre por la noche, tras tu higiene facial y un buen rato antes de ir a la cama para darles tiempo a absorberse. No es necesario aplicar múltiples productos, si no aquellos más adecuados y que nuestra piel tolere mejor.

Si no tienes claro como es tu piel o que le puede ir mejor, consulta con tu dermatólogo.

5. Exfoliación intensa 1 o 2 veces por semana

La piel se regenera a diario, produciéndose una eliminación progresiva de las células muertas de la superficie de la epidermis. Realizar una exfoliación intensa una o dos veces a la semana hará que tu piel se muestre más sana, adquiriendo brillo y suavidad. Para ello puedes usar jabones que contienen pequeñas partículas que arrastrarán estas células muertas, o incluso los nuevos dispositivos mecánicos, como cepillos con rotores que limpian en profundidad la piel.

Hay que tener en cuenta que determinados tipo de piel son muy sensibles y no toleran ninguna agresión externa debido a que tienen una gran reactividad. Si es tu caso, este paso debes obviarlo, o consultar qué productos pueden irte mejor.

6. Mascarillas post-exfoliación

Aplicar mascarillas específicas tras el proceso de exfoliación contribuirá a que los productos que poseen penetren mejor en la piel, o ayudarán a calmar la piel tras la limpieza profunda. Emplear mascarillas ricas en alfa-hidroxiácidos o con productos tratantes del acné, o incluso aquellas con propiedades calmantes que aporten hidratación y devuelvan su tono a la piel tras la exfoliación, completará el proceso de cuidado semanal.

7. Evita manipular las lesiones faciales

Ya sean pequeños granitos incómodos, puntos negros molestos, manchas u otro tipo de lesiones que puedan aparecer sobre tu piel, evitar manipularlas. Lo único que aparecerá es inflamación sobre la lesión prolongando el proceso de curación y favoreciendo la aparición de cicatrices posteriores. Usa productos adecuados e indicados para cada lesión, y si no desaparece o tienes dudas, consulta con tu dermatólogo.

8. Descansar cada día

El secreto mejor guardado de muchas mujeres con una piel perfecta, es, no sólo dedicarle 5 minutos diarios para cuidarla, si no también dormir 8 horas cada día, permitiendo que el organismo pueda eliminar todos los elementos de desecho que a lo largo del día se van acumulando en los distintos órganos del cuerpo, incluida la piel. Si ahorramos en horas de sueño, la piel puede no tener tiempo suficiente para depurarse y el acúmulo de estas sustancias puede hacer que cada día envejezca más rápido.

9. Bebe suficiente agua y zumos de frutas naturales a diario

La piel no sólo se hidrata desde el exterior, sino también desde el interior, captando agua desde los pequeños vasos que llegan a las capas profundas de la misma. Uno de los principales signos de deshidratación o de bajo consumo de líquidos es la apariencia apagada de la piel y la presencia de más laxitud en determinadas zonas como el cuello, la piel de las manos o incluso en las mejillas.

Aporta a tu cuerpo entre 1.5 y 2 litros de agua al día, y tu piel lucirá más luminosa.

10. Sonríe

La sonrisa moviliza muchos músculos de la cara, que se mantendrán tonificados y mostrando una piel con buena tensión sobre ellos. Además, al sonreír se liberan muchas sustancias positivas para el organismo (endorfinas) y la piel las empleará para lucir más vital y más luminosa.


Y además:
La importancia de hacerse un peeling
Tratamientos antiedad insólitos que harán que adores tus arrugas

Puede interesarte

Comentarios

Comentar

Follow us on