Manspreading: cómo los hombres invaden mi espacio en el transporte público

Manspreading: cómo los hombres invaden mi espacio en el transporte público

via

Si esta mañana has ido a trabajar sentada en metro, autobús o tren, es muy posible que hayas experimentado el manspreading. Y lo que es peor, casi seguro que vives con ello varias veces cada día. La pregunta es, ¿por qué algunos hombres tienen esa necesidad de abrir las piernas para ocupar más espacio del que en realidad necesitan?

Allá por 2013 y aunque esto ya venía ocurriendo desde hace mucho tiempo atrás, comenzó a hablarse de Men taking up too much space on the train, que podríamos traducir como "hombres que ocupan demasiado espacio en el transporte público". Lo que empezó siendo una semillita en la plataforma Tumblr acabó convirtiéndose en todo un movimiento de mujeres quejándose por la invasiva postura que adoptaban muchos hombres cuando se sentaban en algún transporte público.

Y para muestra, un botón. Nos basta con googlear este término anglosajón para encontrarnos con unos cuantos ejemplos de ello:

Manspreading, literalmente 'hombre extendiéndose', llegó a ser finalista a la Palabra del Año del diccionario Collins y con ello, consiguió estar en boca de muchas mujeres. Y es que, al igual que ocurría con el mansplaining o el manterruption, esta forma de invadir espacio en el transporte público es algo que está totalmente normalizado en la sociedad.

Si buscamos el trasfondo de este problema, además de una evidente falta de educación, es una muestra más de la preponderancia con la que se pavonean algunos hombres frente a las mujeres. Eso sí, es necesario remarcar que ni todos los hombres siguen esta práctica ni afecta únicamente a las mujeres porque, obviamente, los hombres que no se explayen en el metro tendrán padecerán también este problema.

En Estados Unidos, el país donde comenzó a criticarse esta práctica, se iniciaron algunas campañas en el transporte público de sus principales ciudades para intentar corregir la postura de sus viajeros. Y en países como Turquía un colectivo feminista lanzó una campaña en redes que bajo diversos hashtag buscaba concienciar del problema que existía en el transporte público.

En algunos países como Japón se puso en marcha una iniciativa en el transporte público que consistía en poner en el suelo unas huellas que simulaban los pies y sobre las cuales deberían apoyarse los viajeros. Se evitaba así que cada hombre ocupase más espacio del que por pura lógica necesitaría. No tenemos muy claro si todas estas iniciativas tendrían alguna repercusión práctica pero, al menos, se puso voz a una cuestión que todas vivimos en nuestro día a día.

​Y además:
¿Has visto este asiento para luchar contra el acoso sexual en el metro de México?
Mansplaining o cómo los hombres tienden a explicármelo todo

por Laura Sutil

Comentar

Follow us on